PELLETS, RENTABLES Y ECOLOGICOS

sostenibilidad

La sostenibilidad es fundamentalmente  una forma de vivir en equilibrio. Un modo de adecuar las actividades del hombre, de manera que la sociedad pueda cubrir sus necesidades y expresar su mayor potencial en el presente al tiempo que se conserva y protege la biodiversidad y los ecosistemas naturales como modo de garantizar los recursos en las generaciones futuras.

 

Dentro de este contexto se desarrollan ideas, diseñando  equipos y sistemas "centrados" en la biomasa como fuente principal de energía.

Constituye nuestra aportación a la sostenibilidad  del planeta: una alternativa viable desde el punto de vista económico y ecológico, en la que se protegen las buenas prácticas de gestión ambiental con el fin de garantizar una eficaz gestión del ciclo del carbono.

SU IMPORTANCIA

 

 

La energía en un elemento fundamental de la sociedad y la economía, así como la fuerza motriz que subyace a casi todo lo que nos rodea. El incremento del precio de los combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas, y derivados), que llevamos soportando estas últimas décadas ha sacado a la luz la dependencia excesiva de este tipo de energías. Y todos conocemos sobradamente las consecuencias de su uso.

La sociedad y el planeta exigen fuentes de energía (limpias) desde una perspectiva medioambiental y que su producción se haga de un modo sostenible, con el fin de garantizar la calidad de vida y el futuro de las generaciones venideras.

La biomasa se presenta como una alternativa excelente. Una fuente de energía renovable, derivada como material biológico natural, como puede ser la madera (leña) o diferentes residuos forestales (pellets).

La madera es uno de los recursos más utilizados para producir energía de biomasa. Gracias a la existencia de un amplio parque forestal y a las podas y limpiezas necesarias anualmente para mantener en buen estado los bosques, disponemos de un suministro forestal continuo, con precios competitivos y estables, lo que supone un mantenimiento y una garantía de la sostenibilidad y del futuro saludable de nuestros bosques.

El uso de la biomasa para la producción de la biomasa ya está bastante extendido, aunque aún queda mucho potencial por explotar. Solo el 4% de las necesidades energéticas de Europa se cubren con este tipo de energía.

 

CILCLO DE CARBONO NEUTRO

 

 

La madera se considera energía solar almacenada y se compone de: agua, luz solar y dióxido de carbono.

La madera libera por si sola (cuando arde) la cantidad de dióxido de carbono que obtuvo del aire, como ser vivo que es, y lo recupera químicamente, como un árbol que es. No obstante no hay diferencia entre que la madera se pudra en el bosque o arda. La liberación de dióxido de carbono siempre es la misma. Durante su periodo de vida o durante su proceso de quema para la calefacción.

El dióxido de carbono liberado durante la combustión la absorben periódicamente los demás árboles, creando así un ciclo natural de dióxido de carbono, es decir, carbono neutro.

La quema de madera apara sistemas de calefacción es un procedimiento responsable con el medio ambiente, habida cuenta que en la mayoría de los países europeos se ha comprobado un aumento considerable de material de leña de producción forestal, que se calcula que es de media un 40% superior al consumo de leña. 

 

 

Datos de contacto

Aargón Bierzo, S.L.


Teléfono:  687 76 43 66


Llamar

E-mail